sábado, 16 de abril de 2016

La República a 14 de abril de 2016

Salva Artacho.

Secretario General de la Agrupación Provincial de Valencia de Alternativa Republicana.

Es la idea política de Estado que se va abriendo paso día a día entre la ciudadanía –aunque ciertamente no con la rapidez que deseamos los republicanos- pese a la oposición a la misma de los partidos del sistema monárquico actual.
El PP, la derecha heredera del franquismo, y que nos ha llevado a la peor situación de corrupción polÍtica, de desaste económico y social de los últimos 30 años.
El PSOE, históricamente republicano y que juega a socialdemócrata mientras participa del neoliberalismo más descarnado, dirigido por una burocracia pro-monárquica y de rodillas ante el capitalismo, con su mala gestión de la crisis, le regaló en su día el gobierno al PP.
Los partidos nacionalistas de la derecha que como siempre juegan a sus intereses localistas-clientelistas no exentos de demagogia…
Podemos, el partido que se presenta como la ‘nueva izquierda’, que recogía las aspiraciones del 15 M y que ha atraído con sus propuestas, muchas de ellas populistas y confusas, a muchos ciudadanos hartos de los políticos que nos han arruinado en todos los sentidos, hoy con sus resultados electorales espectaculares, cada día se parece más la ” izquierda” que quiere desplazar, obviando el republicanismo y en definitiva loco por entrar en la dialéctica del juego de tronos…
Ciudadanos, claramente la derecha xenófoba y neocapitalista, clara jugada del sistema para relevar al PP si cae más de lo “necesario”, para salvaguardar el régimen….
14abril
IU, en esencia republicana pero en la práctica víctima de su dirigencia enfrentada entre ellos por ver quien ocupa el escaso poder que tocan y que no encuentra, probablemente por sus disensiones internas y contradicciones, la correspondencia deseada entre el electorado de la izquierda.
No obstante hay que saludar y alegrarse de la presencia de las honrosas minorías republicanas españolas, gallegas, euskaldunas, catalanas… que se organizan y aparecen con nuevas propuestas y renovadas ganas de cambiar el sistema.
Entre tanto, los “reyes” borbones reminiscencias del sistema feudal, representantes de una monarquía anacrónica se van sucediendo a pesar de los escándalos que les rodean. Ellos son, la cúspide de un estado encubridor y garante de capitalistas, banqueros y clérigos, además de representar la mayor burla a la igualdad ciudadana.
Los republicanos sabemos que no hay nada más incompatible y opuesto a los principios de libertad, igualdad, fraternidad y legalidad que la monarquía, por mucha envoltura y verborrea que se aplique en hacernos creer lo contrario. Quien no lo quiera ver es que se emboba con los cuentos de princesas y príncipes, encuentra placer y se siente realizado en su papel de vasallo, de convidado de piedra o participa de alguna de sus “simonías” históricas tan propias de esa institución.
Vasallo es el opuesto a ciudadano, que arranca con la gran revolución francesa, con el pase de los borbones por la Bastilla, la guillotina o el exilio. En España, nunca se rompió -salvo en los pequeños periodos históricos de la I y II Republica- con el viejo orden, renunciando al liberalismo en su fase de emancipación y optando por mantener al viejo orden, exponente del tradicionalismo, de la aristocracia, del clericalismo, del retraso científico, de la negación de una sociedad abierta al progreso, a la cultura y al desarrollo… optando por el vasallaje.
Hoy hablamos de República aquéllos que no nos sentimos representados por este Parlamento viciado desde su origen, en que asistimos a una pelea por y para repartirse el poder mientras nuestro pueblo, nosotros, asistimos al hundimiento social, económico y cultural en que nos han sumergido y los corruptos surgidos a la sombra del poder siguen impunes, con los millones acumulados en fraudes y robos, guardados a buen recaudo en los paraísos fiscales y no pasa nada, salvo que el hambre y la desigualdad se acrecienta vergonzosamente.
Por ello, cuando pensamos y reclamamos La República, muchos nos sentimos inclinados a pensar en una República Democrática, Federal, Laica y Progresista, de una democracia económica real. ¡Estaría de más que reclamáramos una República aséptica, de libertades meramente formales!
Los republicanos, hoy, hablamos entre nosotros, estamos poniendo las bases de la unidad de acción necesaria y trabajamos para que nuestras propuestas coincidan con los verdaderos y genuinos intereses de nuestro pueblo. Cuando logremos consolidar ese frente otro muy distinto será el cantar.
Salud y República.

Alternativa Republicana no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.


from Andalucía Republicana shared items on The Old Reader (RSS) http://ift.tt/1YwXtcR
via IFTTT